Translate

French Arabic Bulgarian Chinese (Simplified) English German Greek Italian Japanese Korean Polish Portuguese Romanian Russian Spanish Turkish Vietnamese

Visitors Counter

491936
TodayToday459
YesterdayYesterday528
This_WeekThis_Week459
This_MonthThis_Month8794
All_DaysAll_Days491936

 

 

 

 

RAFAEL MOTANIZ

Montevideo, URUGUAY

Tel. : +598 093 908 306

Email : ramotaniz@hotmail.com / ramotaniz@gmail.com

Site : http://rafaelmotaniz.blogspot.ca/

 

 

 

www.virtualgallery.com/punto_de_quiebre_sobre_la_delgada_linea_gris_s14505

www.virtualgallery.com/fotografias_arte_digital_s4198

 

BIOGRAFIA

 

Artista, fotógrafo y creativo de un mundo conceptual propio. Su arte, abstracto con tintes figurativos, evoca y recrea todo un mundo de sensaciones. Para ello se vale de la utilización de la imagen y de las posibilidades tecnológicas existentes”.

 

En 1991 se da su primer acercamiento con lo creativo como estudiante en el Instituto de Enseñanza de la Construcción (I.E.C.).

 

Desde allí y de forma incansable, se entregó al desafío de crear a través de la búsqueda, la investigación, la exploración y la práctica de diferentes técnicas que le permitieran, de alguna manera, orientarse hacia el encuentro con  su propia línea de trabajo y expresar así su propia estética. Por lo tanto, las ideas fluyeron desde el manejo de la línea como elemento básico hasta el volumen por medio de maquetas.

 

El año 2004 resulta trascendental al comenzar estudios en el Foto Club Uruguayo; desde ese momento comenzó a transitar un nuevo camino, otra alternativa de investigación, que le permitiera encontrar más elementos para acercarse al objetivo de descubrir la esencia de su búsqueda. Éste fue por tanto el camino de la imagen,  con docentes como Álvaro Percovich y Jorge Ameal. Conoce a Luis Alonso y Pablo Bielli, con quienes cursó el taller de iluminación; punto de partida para nuevas búsquedas expresivas y profesionales.

 

Entre los años 2011 y 2013 transita estudios en el Instituto Escuela Nacional de Bellas Artes de la UDELAR.

 

Se interesa sobre las nuevas tendencias en el área digital y comienza a elaborar la serie “Deconstructos” que dio origen a una nueva línea de trabajo.

 

En los últimos años desarrolla otra faceta de exploración desde la enseñanza. En 2012 dictando charlas didácticas sobre ARTE DIGITAL para alumnos de Bachillerato, opción Arquitectura, 6º año del liceo I.A.V.A; y en 2017 realizando talleres sobre técnicas digitales para alumnos de Bachillerato del colegio Alemán.

 

Continúa así su camino de investigación ampliando horizontes.

 

Su obra ha sido expuesta en diversos ámbitos, locales e internacionales  

 

Entre los años 2005 y 2009 y posteriormente en 2011 integró la muestra fotográfica del “SALÓN ANIVERSARIO” que organiza el Foto Club Uruguayo, en el atrio de la Intendencia de Montevideo (I.M.).

 

En 2009 participa en la exposición: “Ensayos fotográficos sobre los años sesenta y la dictadura en  Uruguay”, efectuada en el Cabildo de Montevideo, perteneciente a la movida “FOTOGRAMA 09”.

 

Se especializa en la técnica del post procesado fotográfico digital y el diseño en el Instituto Bios de Montevideo.

 

A partir del año 2013 comienza a publicar en las revistas de arte españolas “The Black Book Photograpy” y Letras de Parnaso”.

 

Entre los años 2013 y 2016 es seleccionado como expositor hispanoamericano para muestra itinerante “Travelling Souls” en EEUU.

 

En este marco su obra es expuesta en muy diversos ámbitos:

 

Ámsterdam Art Fair 2017, Agosto - Holanda

 

Espacio – Los Nadies, 28/7 al 18/08 del 2017, Montevideo.

 

Embajada de Alemania

Fecha: 08/11 al 13/11 del 2017 - 16/11 al 21/11 del 2016 - 04/11 al 09/11 del  2015

 

Museo de Arte Moderno de Bucaramanga (MAMB)

Fecha: 1 de Octubre – Octubre 30, 2014

Bucaramanga, Colombia

 

Columbus States University (CSU), USA

Gran Lobby of Riverside Theatre Complex

Date: march 15 – 16, 2014 //Georgia, 31901

 

Studio 905 on Juniper  Gallery, USA

905 Juniper Street. Midtown Atlanta, Georgia

OPENING RECEPTION : Friday April 5, 2013 - 6pm to 10pm

 

Annette Howell Turner Center for the Arts, USA   

Date: January 14 – February 20, 2013.

527 North Patterson Street Valdosta, GA 31601. 

 

Bank of America Plaza, USA

Date: March 1 – June 12, 2013.

600 Peachtree Street N.E. Atlanta, Georgia.

 Curator: Susan Kendrick

 

The Jacqueline Casey Hudgens Center for the Arts, USA

Date: September 24 – December 14, 2013.

6400 Sugarloaf Pkwy #300, Duluth. GA 30097. 

 

Abernathy Art Center, USA

Date: September 28 - October 30, 2012.                                 

254 Johnson Ferry Road, NW, Sandy Springs, GA 30328.

 

Consulado General de Colombia en Atlanta, Georgia, USA

Desde el 10 al 31 de Octubre, 2012

270 Carpenter Drive NE, Sandy Springs- Atlanta, GA.

 

Dicta un taller  sobre técnicas digitales para alumnos de Bachillerato del colegio Alemán; Continúa el camino de la investigación y ampliando horizontes.

 

En 2017 es convocado a ser miembro de la "Mondial Art Academia” 

 

 

 

PROCESOS DECONSTRUCTIVOS HACIA LA BIODECONSTRUCCIÒN Y PUNTO DE QUIEBRE 

 

Las imágenes logradas por la deconstrucción de otras que dieron su origen, invitan a experimentar sobre las distintas percepciones de la cotidianeidad en la sociedad de la cual somos partícipes, algo cómplices, permitiéndonos cuestionar, exponiéndola dentro de un marco de investigación personal y única donde el receptor se vuelve integrante del proceso de reconstruir una nueva imagen a partir de los cambios que resultan una vez se capta la esencia que nace de su interior. En términos literarios podríamos decir que consiste en una narración de narraciones. Relatamos el significado de la imagen, su contenido percibido desde el punto de vista del receptor pero que, una vez incorporado podemos hacer una nueva lectura, y nuevamente una historia, de ésta manera estaremos enfocados a nuevos relatos, apreciaciones, procesos; tantos, como receptores ávidos de encontrar la razón en la sin- razón existan. En una sociedad confusa y sin un rápido retorno a los valores indispensables para el motor social en equilibrio, la ironía juega un papel importante, puesto que plantea un frente a frente entre el conflicto y la realidad, el intento de permitirnos salir del caos y buscar alternativas que acompañen la estabilidad. Esta arquitectura, que representa una nueva realidad, cada parte de su todo, intenta trasmitir a través de la deconstrucción, una nueva forma de expresión, procura interferir con las sensibilidades de aquellos que consideran que el mundo tiene una sola forma de manifestarse: “la que se ve”, para cambiar por aquella que “se percibe”, se intuye, que estratégicamente juega con nuestras susceptibilidades. El mundo tecnológico se opone a nuestras necesidades en forma paradójica, y del mismo modo el artista responde con sabiduría para generar el impacto de observar el caos en un nuevo orden y la nueva visión y reconstrucción del mismo, las estructuras y juegos geométricos, la fragmentación de ideas plasmadas en imágenes, los procesos no lineales, son características que se manejan y dejan entrever la seducción e influencia en sus obras por parte de M.C. Escher, específicamente al hacer alusión a las complejidades que de forma concomitante nuestro artista R. Motaniz comparte, al generar escenarios de ficción, quimeras que solo pueden tener un vinculo inmediato con situaciones del imaginario como el surrealismo, absurdo y sin sentido, y es desde ese lugar, donde comienza la creación de una nueva realidad, esta nueva historia, un nuevo espacio, un nuevo mundo que precede o anticipa al devenir del hombre.

 

Esta expresamente clara la idea de R. Motaniz, respecto a considerar relevante en sus obras aquello que concierne intrínsecamente a la libertad que cada individuo posee desde una postura de pensamiento crítico, en tanto producto de la mente, y mediante el desarrollo de ese pensamiento que le es propio e inalienable frente a las distintas posturas y perspectivas de una misma realidad para quienes comparten su entorno, tenga el privilegio de decidir sin ataduras sobre el futuro. Multiplicar dicha postura en cada espectador sería algo así como la utopía más próxima.

 

Sus obras persiguen el objetivo de despertar la idea, de hurgar en la imaginación, de enfocar en la reflexión y apelar a las sensibilidades de ese nuevo mundo, y hacernos la pregunta una y otra vez sobre si ésta realidad confusa y debilitada que presenta la sociedad es la que deseamos. De esta manera a partir de la contradicción, el absurdo, a través de la deconstrucción en sus obras nos da la certeza de que hay posibilidades de formar un nuevo espacio socialmente compartido en este mundo globalizado y complejo. …”Existe una gran cantidad de manifestaciones artísticas que están vinculadas directamente con la actividad humana, de manera particular con lo que piensa, siente, expresa y sabe hacer un individuo particular” (E. Gombrich, 1989), de modo que sus obras pretenden estimular la reacción del espectador, quien podrá albergar en su ser y conciencia los sentires más variados así como lo son: el asombro, la intriga, el descontento, la angustia, la impresión, la sorpresa, la emoción, o tal vez la combinación de todos ellos. Lo cierto es que, sea cual fuere el resultado, el objetivo estaría cumplido desde el momento en que el espectador establezca contacto con la obra, de alguna forma en la apreciación y valoración personal, en las conjeturas, reflexiones y en la emisión de su propia opinión, basados en que, “el arte no es dominio exclusivo de una clase o grupo social, sino producto cultural que nos pertenece a todos” (Gombrich, E, 1989) Por lo tanto, el hecho de que en el arte todos podamos ser partícipes de opinión, independientemente de nuestras procedencias o niveles culturales, se encuentra más que justificado, sobre todo en estos tiempos en que la imagen ha logrado llegar a los lugares más recónditos del planeta y quienes lo habitamos sabemos aquello que no deseamos y que de alguna manera manifestamos de formas variadas nuestras disconformidades.

 

Su estilo se enmarca en la experimentación hasta los límites de lo posible, mostrando su dominio sobre la geometría, la perspectiva y la división del plano en figuras iguales. Sus emblemáticas estructuras se acoplan con la idea que posee del mundo y el ser humano que lo habita, dejando en evidencia el hecho de que ambos mundos se hallan en permanente simbiosis, vinculando constantemente y de forma natural su interior, el de su propio ser, con todo un material genético implícito sin contaminar, para encontrarse con el mundo exterior a su ser, ese planeado por la sociedad, anquilosado por viejas estructuras, de la cual será partícipe y compartirá sin más opción y con el cual deberá interactuar y establecer órdenes de supervivencia a menos que los cambios se planteen desde adentro. El artista plasma en cada una de sus obras la mecánica de la simbiosis, desafiándonos a enfrentar nuevos esquemas, una nueva concepción de ¿Qué es la realidad? ….pareciera entonces que ésta dependerá de los ojos con que se la mire. Dentro del caos también hay un orden que se gesta, que evoluciona, que nos permite arriesgar para trascender, en definitiva a través de los cambios poder seleccionar cuál es la realidad que deseamos.

 

La acidez del discurso que Motaniz propone en sus obras pone en vilo a muchas opiniones sobre la ironía en la sociedad que no es fortuita.

 

Involucrado con la Fotografía y Bellas Artes incursiona de forma incesante en la búsqueda por captar la realidad tan anhelada, congelar el momento, pero a su vez se pregunta ¿el momento de quien? ¿Cuál es la verdad entonces?

 

Luego de investigar y experimentar en ambos campos, concluye finalmente que el camino que satisface a sus objetivos de ver más allá de los resultados simples y palpables es el que resulta de la deconstrucción de la imagen, pues a su manera resignifica la realidad con un nuevo resultado, sugiere mayor autenticidad al permitirse el cambio, al provocarlo.

 

La idea de generar deconstructos, le permite dar paso a nuevas formas de ver y apreciar la nueva realidad. Con un pensamiento crítico, ensambla la estética del arte con la mecánica fría de una escena común. Entonces, ¿podemos hablar de romper paradigmas? Pues de eso se trata, de fracturar viejos conceptos sobre el significado único en la toma de un instante particular y parcial de la imagen fotográfica, resignificando la obra con una estética personal, a través de una arquitectura deconstructiva que le imprime carácter.

 

La presencia de este nuevo arte contribuye a la formación de un tipo de pensamiento particular, teniendo en cuenta que esa estructura de pensamiento que mantiene el artista, se encuentra determinada por la integración de aspectos cognitivos tanto los de alto nivel, como los que se circunscriben en el orden emocional además del subjetivo, lo que habla de la formación de personas creativas, innovadoras y capaces de transformar la realidad misma.

 

Las artes dan cuenta de la riqueza cultural y sensible de las personas y consecuentemente de sus sociedades. La diversidad cultural por tanto hace a la diferencia de cómo concebir el mundo y su apreciación, que justamente radica en la posibilidad de percibirla de modo disímil por cada quien, que integra una comunidad en el gran colectivo social.

 

En el ámbito artístico, sus obras permiten que se aprecien los diferentes elementos que las caracterizan, lo que hace que adquieran el poder de involucrarnos.

 

Este poder es el que permite, que la obra ofrezca otras alternativas para acceder a una comunicación más profunda con las raíces de nuestro ser, vinculando lo externo con lo interno, de una manera mucho más visceral, simbiótica y atractiva no solo a los ojos de quien observa y percibe, sino un paso más a conectarse con el sentir, el vinculo con lo desconocido del ser, con la profunda necesidad de querer descifrar un mensaje con los elementos que solo ofrece la imagen como etérea e inverosímil pero que logra establecer un contacto con el observador, la fuerza de la palabra traducida en el intento de gritar una necesidad implícita a través de los colores, de las formas, en dimensiones abstractas, dando lugar una nueva imagen, una que adquiera vida propia, que se muestra libre, que no se controla, que todo lo vive, que no tiene patrones ni referentes, que se muestra como es; así es la vida, así la simbiosis entre el hombre y la tierra; ASÍ DEBERIA SER.-

 

Esta forma nueva de concebir la vida a partir de los deconstructos el artista la llama “biodeconstructos”, como una aproximación a lo intangible, a aquello que nos diferencia de lo externo, a romper los esquemas establecidos, a mostrarnos desnudos de prejuicios, lo profundo, lo profano de la pseudorealidad de un mundo francamente discriminatorio, acercarse a una imagen que entre en contacto con nuestro interior, con nosotros mismos, y así devolverla al mundo en imagen nueva, un renacer que se empeñe en mostrarse limpio, sin contaminar.

 

Por lo tanto, si tomamos a la serie deconstructiva que plantea el artista como “hermana conceptual” de los nuevos Biodeconstructivos que define el artista, podríamos decir que se plantea la necesidad de una “nueva construcción” de la realidad aparente, que la línea de trabajo deja de lado la porción de la realidad como origen, que se traducía en la construcción, deconstrucción y  deconstrucción de la imagen, para pasar a una nueva serie en la que no existe en su inicio u origen de creación la base materica como lo fue en la anterior etapa puramente deconstructiva.

 

Aquí, en esta nueva etapa, la creación se inicia desde la abstracción de los números que se generan a través de distintas funciones algorítmicas, una figura que se construye desde un espacio totalmente virtual. Este procedimiento se vuelve a repetir desde otro programa o software para generar una nueva figura, independientemente de la anterior.

 

Estos programas nunca interactúan, por ello es que necesitan de un tercero para lograr amalgamar las figuras y establecer el armado general de la imagen, con características afines a la composición, el color y sus matices, etc, concibiendo una imagen final que ha logrado ser funcional gracias al programa que permitió anexarse con los anteriores para concebir una nueva propuesta.

“Considero que se ha generado una apertura hacia la investigación, la experimentación que deja nuevamente un terreno sin límites digno de explorar, pasando a una etapa más visceral del proceso de creación entre lo mecánico- tecnológico y lo vivo...”

 

… “De los múltiples resultados que arroja la conjunción de dichos programas tanto de forma consciente como inconsciente, logro establecer al final de cada producto mi satisfacción por el mismo cuando experimento en la búsqueda, el equilibrio que se genera de la simbiosis entre el interior y el exterior de mi ser, pero al mismo tiempo, comparto la emoción de esa interacción que pone nuevamente en juego la necesidad de la búsqueda a través de la experimentación, resignificando la realidad obtenida a través de una nueva deconstrucción, porque la multiplicidad de imágenes logradas no claudican ante la fascinación, no se congelan en cada resultado, por el contrario, abren nuevos, múltiples e inimaginables caminos de investigación”.

 

…”Siento que mi camino vislumbra el timón hacia donde conducir esta nave de sueños que puede permitirse apelar a la reflexión y sensibilidad, donde se pretende invocar estos sentimientos más cerca a lo visceral, donde la imaginación y la percepción vuelven a ser los comodines inalienables de un proceso que evoluciona a la manera del ADN del ser vivo que habita cuerpos y formas con vida, por tal razón los he llamado biodeconstructos, a todas aquellas imágenes que adquieren vida desde lo irreal, desde lo aparente, donde comienzan a adquirir corporeidad y da paso a todos los sentires, sobre todo del hombre genérico”. (Rafael Motaniz).

 

Cada obra contiene elementos que estimulan los sentidos como la necesidad de acariciar, de buscar la música que pareciera brotar de una suerte de “consistencia- etérea” como perfecta contradicción en la forma generada; desde nuestros ojos, fieles perceptores de la realidad según nuestras historias personales, evoca situaciones de vida particular según nuestro banco de imágenes en nuestro procesador bio- personal conservado desde nuestro interior profundo, despertando en cada receptor, la imagen según su experiencia.

 

El desconcierto del artista frente a cada resultado lo sitúa en un terreno de ambigüedades que emergen de cada experiencia al crear nuevos biodeconstructos, nuevas resignificaciones de la realidad que demandan nuevas reflexiones, un camino intenso de investigación lo conduce a nuevos desafíos en una búsqueda que pareciera no tener fin, a lo que se pregunta: ¿serà que el principio y el final se procuran al mismo tiempo?, algo que emociona y permite la apertura de los sentidos, la imaginación, e invita a jugar con nuestra percepción y sensibilidades, ¿todo esto serà solo una cuestión numérica de ecuaciones y funciones? Nuevamente encuentra el origen como el ADN, la idea de cadena que concatena los hechos para derivar en una conformación final, pero no definitiva.

 

La serie del artista resulta más expresionista, conceptual y abstracta que la anterior. Mientras las imágenes deconstructivas nos cuentan historias, y narración de narraciones, aquí en la serie Biodeconstructivos, ellas cuentan su “propia historia evolutiva”, como material genético, único e individual, sobre el cual uno puede hacer apreciaciones pero que particularmente desde su inicio nace de la combinación de cadenas de programas o elementos aleatorios para darnos una imagen nueva, desde la cual podremos hacer aportes e interpretar, pero donde los orígenes respecto de la anterior son completamente opuestos, sus nacimientos son de diferente etiología.

 

Motaniz reflexiona y con acierto que la propia idea de la conversión de un mundo abstracto como el tecnológico y su evolución hacia la materia en su contradicción y su significado está el motor integral de esta serie.

 

El artista hace referencia a temas cinematográficos como elementos comparativos y de concepto, los que ha podido asociar con sus obras, sus procesos creativos y reflexiones con mundos paralelos entre la vida y lo tangible, hacia lo mecánico e intangible, de forma creciente en sus resultados.

La asociación a la que hace referencia el artista con la escena final del film “Odisea del espacio” (2001), intenta decirnos que al igual que su nueva serie biodeconstructiva, todo se sucede en un mismo plano, desde el nacimiento, el desarrollo de la vida y la muerte, conviviendo todos al mismo tiempo. La genética en la vida del ser humano no para de generar seres únicos pero podemos alterarla con la manipulación tecnológica, alterar la naturaleza mediante el cálculo, todo simultáneamente, definiendo nuevos seres, nuevas creaciones, el inicio de algo nuevo, denotando una vez más la característica que resalta en sus obras sobre la “visceralidad” de las mismas. Las compara con líneas de pensamiento asociadas a otro cineasta destacado del siglo XX, S. Kubrick, donde observaba al ser humano y perseguía la idea de narrar una audaz parábola sobre la evolución del hombre, un ser vivo que siente y se emociona, que lucha con su entorno, sea éste de origen físico, sicológico, social, metafísico.

 

En definitiva, la fusión o el concatenar programas de origen tecnológico han gestado la posibilidad o el nacimiento de una nueva creación por parte del artista, con un significado inicial al que se someterá a nuevas resignificaciones al intervenir nuevamente el sistema algorítmico con el que se maneja el R. Motaniz, la que a su vez posibilitará a una nueva deconstrucción, permitiendo así una suerte de “simbiosis biológica” en cada proceso de creación, el que se asemeja al producto final, pero que en realidad éste vuelve a tomar el curso de desarrollo al igual que el de la vida.

 

El inicio de algo nuevo como imagen, implica también mantener un cierto misterio en torno a la obra, nada queda claro, lo que da paso a que el espectador contribuya con su opinión, que pueda hablar de ella, transmitir la idea de que podría existir un mensaje dentro de otro mensaje.

 

En sus obras aparecen elementos, etéreos, con movimientos suaves, ondulantes, que se entrecruzan, mezclas de “amebas” en un espacio irreal al que le inyectamos vida, la necesidad de que prevalezca ese valor por sobre lo mecánico. En definitiva habla del planteo del concepto sobre la vida y lo artificial de forma concomitante.

 

En el incansable proceso de investigación, el artista se encuentra con que el mundo parece no detenerse y no logra encontrar su quiebre, por lo que el discurso pierde su razón y las acciones, el hacer y el crear recobran sus valores.

“Aquí varado en medio de la ruta me vuelvo y observo hacia atrás, pero he estado en ese camino otras veces y ya se me hace difícil distinguirlo” Es en este momento, donde se comienza a gestar una nueva etapa, donde el artista incursiona, a manera de trilogía en su fértil hacer. Observa y se sorprende del entorno que habita, la gente en un trance existencial, confundida y abatida, como si “vivir” se tratara de un experimento colosal, y del que no se puede abandonar, solo si logramos despertar..

 

“La verdad se me hace más difícil, porque la mentira pierde su sentido (…) y en su búsqueda, la constante que sorprende al crear, siguen siendo el amor por su encuentro, entonces, la delgada línea gris se quiebra y me compromete y vuelve a quebrar. Aun así, voy construyendo mi camino, hacia mi despertar, y siento que lo que obtengo ya no es un sueño” (Extraído de la Serie: “Punto de quiebre sobre la delgada línea gris”)

 

Sin lugar a dudas, sus obras, en las diferentes etapas, provocan e invitan a la reflexión a través de múltiples imágenes, sensaciones y percepciones. Nos lleva a concentrar la mirada desde diferentes perspectivas, centrando nuestra atención y descubriendo nuevas imágenes y cuerpos que se camuflan, líneas punzantes e hirientes, planos de color, dimensionalidad deliberada; donde las luces y sombras se eclipsan dejando la incertidumbre como certeza.

 

Esta construcción social ecléctica, pero incoherente, cual “Cambalache” tanguero, nos presenta el desafío de vivir y ser, sabiendo que en parte, somos una continua realización con otros.

 

Prof. Alejandra Paciello.

(Docente de Arte y Comunicación Visual y Plàstica.)

 

 

.